Un virólogo suizo colabora en el desarrollo de la vacuna

julio 2020 Crisis del coronavirus

El virólogo experto Volker Thiel trabaja con congeladores BINDER

El virólogo suizo Volker Thiel está muy solicitado. Después de que, a finales de marzo, pudiera crear el primer clon sintético de un coronavirus, es incluso conocido a nivel mundial.

En marzo, el Dr. Thiel trabajó con su equipo con coronavirus reales en el laboratorio de alta seguridad de Mittelhäusern prácticamente día y noche. Para ello, no solo contó con la ayuda de su equipo, sino también con la de los congeladores BINDER, que generan una temperatura de menos 80 °C y, con ello, las condiciones de almacenamiento adecuadas para los coronavirus. Con el equipamiento de Tuttlingen del líder mundial BINDER, el virólogo ha obtenido buenos resultados hasta el momento.

Thiel lleva ya muchos años trabajando en los coronavirus y, en el pasado, recibió críticas por ello, pues se daba por hecho que este tipo de virus no tenían mucha relevancia, a pesar de que el SARS y el MERS, que también pertenecen al grupo de los coronavirus, ya habían dado una lección en el pasado.

Sí, los virus como el coronavirus son enormemente pequeños. "Un mililitro de agua marina contiene un millón de virus", explica Volker Thiel. Los virus tienen su propio plan estructural y necesitan células para poder multiplicarse, explica el científico. Y, ¿cómo surgió realmente el nombre "coronavirus"? Thiel también tiene una respuesta para esto: "El coronavirus se llama así porque ofrece una bonita imagen a través del microscopio electrónico", dice Thiel.

Actualmente, el Dr. Thiel y su equipo de investigación están trabajando para empresas farmacéuticas que quieren poner una vacuna en el mercado lo más rápidamente posible. "Generamos membranas mucosas, las infectamos con el virus y tratamos de averiguar a qué temperaturas los virus se multiplican". Esto corresponde a la investigación básica.

Y, aunque el virólogo Thiel y su equipo están haciendo buenos avances, no cree que la vacuna pueda estar disponible para el público general antes de 2021. Él mismo se pondría la vacuna sin ninguna duda, pues está convencido: "Sin la vacuna, la situación actual no cambiará". En eso coincide también con el virólogo Christian Drosten del hospital Charité de Berlín, con el que además colabora regularmente.