Una buena acogida de la Solid.Line

marzo 2019 Nuevos tamaños

La familia Solid.Line crece

 

Las cámaras de clima constante de BINDER se diseñan siempre ajustándose a las necesidades individuales de los usuarios.

Tras la exitosa introducción de las cámaras de clima constante en el ámbito de la Solid.Line con un volumen interior de 240 y 720 litros, llegan ahora otras nuevas. De esta forma, la empresa de Tuttlingen satisface las múltiples aplicaciones de sus clientes. Con sus dos nuevos tamaños, 115 y 1.020 litros, se abren nuevas posibilidades para el usuario.

 

Se ha probado que la serie KBF-S, que es apta, por ejemplo, para ensayos largos y controles de estabilidad acelerados de productos farmacéuticos en virtud de la directiva ICH Q1A, es muy eficaz en la práctica. Las opiniones positivas recibidas alientan a los desarrolladores de BINDER a seguir ampliando la Solid.Line.

Las hasta ahora sólidas características de la Solid.Line están también disponibles en los nuevos tamaños de modelo. Con un rango de temperatura de 0 °C a 70 °C y un rango de humedad del 0 % al 80 % h.r., los usuarios obtienen unos rangos de ensayo óptimos. Con la APT.line™, es decir, la tecnología de cámara de precalentamiento que garantiza unas condiciones de prueba constantes, BINDER presenta además una de sus mayores innovaciones. Por medio del registro interno de datos, pueden transferirse además valores de medición en formato abierto a través de USB.

 

Otra ventaja es que las nuevas cámaras de clima constante dominan la regulación de la temperatura y la humedad de forma completamente precisa. Y, por último, pero no menos importante, la nueva Solid.Line convence también por su precio y constituye una alternativa a los productos Premium de BINDER. Los expertos de BINDER estarán encantados de asesorarle.