Crisis del coronavirus: avance para las máscaras respiratorias

abril 2020 Las cámaras de secado serán de ayuda

Escasez de mascarillas protectoras: el Gobierno alemán apuesta por el uso de cámaras de secado

 

La pandemia del coronavirus continúa avanzando. Cada vez hay más infectados y menos mascarillas de protección. Por ese motivo, el Gobierno federal alemán recomienda a los sanitarios desinfectar las mascarillas, secarlas y reutilizarlas. El centro clínico de Offenburg ya ha tenido buenas experiencias con este método. En este caso, las cámaras de secado de BINDER GmbH han sido la solución.

El Gobierno alemán ha encontrado una solución pragmática para hacer frente a la escasez de equipos de protección de los servicios sanitarios. Para ello, se utilizan las cámaras de secado de Tuttlingen. De este modo, el ministro de Sanidad, Jens Spahn, busca proteger al personal del sector de la salud y la asistencia frente al COVID-19. "La protección del personal del ámbito sanitario y de asistencia tiene prioridad máxima. Es bueno que hayamos podido encontrar una solución segura para una posible escasez de suministro de forma rápida y previsora", dice Jens Spahn en un comunicado de prensa del Gobierno federal.

 

Así, el Ministerio Federal de Sanidad recomienda utilizar las mascarillas respiratorias con función de filtrado (FFP 2 y FFP 3) un máximo de tres veces. El nuevo procedimiento consiste en personalizar, recoger y descontaminar adecuadamente las mascarillas mediante su calentamiento. Esto es posible con la ayuda de una cámara de secado y sin que se reduzca el nivel de protección.

El Ministerio federal recomienda descontaminar las mascarillas mediante una inactivación por calor del SARS-CoV-2 por medio de calor seco a una temperatura de entre 65 y 70 grados Celsius durante
30 minutos. "De este modo, la medida podría implementarse en todos los ámbitos", indica en el comunicado. Y añade: "La descontaminación elimina el coronavirus, entre otros". No obstante, indica que es importante que se trate de mascarillas con marca CE, pues de este modo se garantiza que los materiales y los contornos soporten el proceso.

 

Según las investigaciones del Ministerio alemán, las mascarillas quirúrgicas también pueden reutilizarse tras procesarlas a una temperatura de entre 65 y 70 grados Celsius. Los quirófanos son el único caso en el que no debe reutilizarse la protección, pero no supone ningún problema para el trabajo diario en el hospital.

El centro clínico de Offenburg ha puesto solución a su escasez de equipos de protección con mascarillas y máscaras completas de Dräger y Auer y una cámara de secado de BINDER. Estas se secan durante 45 minutos a 45 grados Celsius. El proceso de secado está precedido por una desinfección de las mascarillas de protección con una máquina de lavado especial para máscaras de Top Clean M. Como limpiador se utiliza Sekumatic FDR, de Ecolab.

 

El socio gerente de BINDER GmbH, Peter Michael Binder, se ve bien equipado para la recomendación del Ministerio Federal de Sanidad: "Sí, estamos produciendo al máximo. Los hospitales pueden confiar en nuestras cámaras de secado. Haremos todo lo que esté en nuestra mano para ayudar a la gente durante la crisis del coronavirus".

 

>> Ir a las cámaras de calor y de secado de BINDER.