"Mi más sincero agradecimiento a todos los empleados"

diciembre 2018 Luippold hace balance

La COMPETENCE FACTORY se puso en marcha hace aproximadamente año y medio. Este ultramoderno edificio de producción es un excelente ejemplo de integración de la digitalización y la automatización en la industria. Pero, para BINDER, esta fuerte inversión de doce millones ha sido, ante todo, una clara apuesta por el emplazamiento de producción exclusivo de Tuttlingen. El director de la COMPETENCE FACTORY, Thomas Luippold, realiza un balance en la siguiente entrevista.

 

Entrevista COMPETENCE FACTORY:

Señor Luippold, hace aproximadamente año y medio que se puso en marcha, paso a paso, la COMPETENCE FACTORY (CF). ¿Cuál es su conclusión pasado este tiempo?

Thomas Luippold: hemos ido incrementando progresivamente la producción en la COMPETENCE FACTORY. En 2018, hemos aumentado el rendimiento más de un 30 % en comparación con el año anterior. Estamos orgullosos de ello. Es un resultado excelente sobre el cual seguir edificando. El traslado de la estación de doblado, que se ha anexionado al almacén STOPA, y el traslado de la planta de soldadura a la CF, también ha supuesto un gran reto tras la apertura. En resumen, podemos decir que el proyecto completo, la construcción de la CF y su puesta en marcha, se ha llevado a cabo en un tiempo récord, de lo cual estoy muy orgulloso. Realmente han contribuido todos, y solo así hemos podido superar este reto sin ningún problema importante. Mi más sincero agradecimiento a todos los empleados por ello.

 

¿Realmente no hubo ninguna dificultad en la construcción de la CF?

Luippold: en verdad, no. Y ha sido así gracias a nuestra previsora planificación y a nuestro experimentado equipo de proyecto. Realizamos la planificación de mayor a menor, es decir, que primero creamos un gran plan maestro, que fuimos desglosando. Para los trabajos críticos, incorporamos a un experto al equipo como medida preventiva. También hicimos bien en hacer concurrir a cuatro estudios de arquitectura, decantándonos finalmente por el estudio RSE de Kassel. Además, seleccionamos y contratamos nosotros mismos a todas las empresas de construcción.

 

Desde luego, ha logrado optimizar los procesos. ¿Puede darnos algunas cifras?

Luippold: en la CF trabajan actualmente unos 45 empleados. A diario, salen de tres a cuatro lanzaderas del CF para llevar material a la LEAN FACTORY o para traer a nuestro experto en lacado. Y, al año, se procesan 2200 toneladas de chapa fina y acero inoxidable. El almacén STOPA tiene aprox. 700 puestos de almacenaje y al día se efectúan de 100 a 120 equipamientos de instalaciones conectadas al almacén.

 

¿Qué otros edificios le han servido como modelo?

Luippold: visitamos algunas empresas. No obstante, solo existe una CF, ningún otro edificio es como el nuestro. La CF es un ejemplar único, diseñado a la medida exacta de BINDER. Nos hemos orientado en el CID para el estilo y la composición de colores. Esto se ve, por ejemplo, en las ventanas alargadas. Hemos aprovechado el ancho máximo del terreno y podemos ampliar el edificio en todas direcciones de manera modular y flexible. El plan maestro incluye una superficie de terreno de 42 800 metros cuadrados. La altura del edificio es de doce metros.

 

¿Han podido atenerse a los costes planificados?

Luippold: sí, calculamos doce millones y, al final, nos hemos atenido al presupuesto del proyecto.

 

¿Qué más hay planificado?

Luippold: ya tenemos los permisos de obra para otros 2500 metros cuadrados aproximadamente. En un futuro cercano, ampliaremos la CF con esa superficie de producción. Además, en 2019 queremos establecer el nuevo formato para la construcción de cámaras y la estación de espumación. Ambas áreas se trasladarán a la superficie de ampliación de la CF.

 

¿Alguna vez tuvo la sensación, en la fase de planificación o durante las obras, de que iba a faltar tiempo?

Luippold: No, realmente no. El proyecto, en general, no me ha generado ninguna noche en vela. ¡Por suerte! Una vez que empezamos, ya no había vuelta atrás.

 

¿Tuvo que reflexionar mucho cuando el Sr. Binder le ofreció hacerse cargo del proyecto?

Luippold: sinceramente, no. Y, quien conoce al señor Binder, sabe que tampoco habría esperado a la respuesta por mucho tiempo. (Luippold se ríe).