Antes de que la cámara BINDER efectúe sus ensayos, debe ser comprobada

marzo 2018 Una comprobación exigente

Donde abundan la humedad y el vapor: ¡bienvenido al departamento de pruebas!

 

Detrás de las enormemente innovadores cámaras de simulación de BINDER se encuentran mentes sumamente inteligentes. Estas se encargan de que los equipos siempre cuenten con las funciones más novedosas. Este personal tan habilidoso de BINDER ocupa el departamento de Investigación y Desarrollo (I+D), dirigido por Jochen Bollaender. Aunque aquí se trabaja más bien con un ordenador y un escritorio, en el departamento de pruebas, que pertenece también a I+D, algún que otro equipo puede acabar echando humo.

 

De que esta siga siendo la excepción se encarga el director del grupo, Volker Schilling, con su equipo de seis miembros. Esta astuta tropa comprueba, optimiza y valida detenidamente hasta 35 equipos a la vez durante un periodo de tiempo determinado. Cada empleado de BINDER se encarga de una media de cinco equipos a la vez. Para la validación de los productos hay disponibles dos cámaras climáticas en las que la temperatura ambiente puede subirse o bajarse.

 

Según Schilling, que lleva trabajando para la empresa BINDER 19 años, "no todos los laboratorios están igual de bien climatizados, así que aquí comprobamos si las cámaras BINDER ofrecen siempre su rendimiento especificado, incluso en condiciones no óptimas". Este nativo del Sarre ha visto crecer la empresa de Tuttlingen con el paso de los años; él mismo también comenzó su andadura en la humilde área de la Bergstraße. Sabe, por tanto, qué es lo que importa y lo resume en una frase: "Queremos desarrollar los mejores productos". Y eso lleva su tiempo, por lo que una validación de producto puede durar hasta 60 días.

 

Aquí se requiere el conocimiento de mecatrónicos y técnicos, pero también hay personas jóvenes, como aprendices y estudiantes, que reciben la oportunidad de trabajar en el departamento de pruebas. "El trabajo aquí es fascinante, variado y presenta muchos retos", opina Schilling, de quien se puede decir que desempeña su trabajo con gran pasión.