La única incubadora refrigerada termoeléctrica del mundo con un volumen interior de 170 litros

junio 2015 Incubadora refrigerada KT 170 - disponible a partir de julio de 2015

Con la KT 170 se amplía la potente familia de incubadoras refrigeradas con tecnología Peltier de BINDER. La única incubadora refrigerada del mundo con un volumen interior de 170 litros que, ocupando la misma superficie de apoyo que el siguiente modelo más pequeño, la KT 115, cuenta con un 65 % más de espacio útil que esta y es extraordinariamente versátil.

 

Tuttlingen, 16.06.2015 – Las incubadoras refrigeradas se emplean en muchos ámbitos de la investigación básica, la microbiología y la industria alimentaria para la incubación de cultivos microbiológicos. En esta ocasión, BINDER GmbH ha completado su gama de productos con un nuevo modelo de la serie de incubadoras refrigeradas KT con tecnología Peltier. Además de los tamaños de la KT 53 y la KT 115 disponibles hasta ahora, a partir de principios de julio estará disponible una incubadora refrigerada de 170 litros. BINDER es el primer proveedor que lanza al mercado un equipo de este tipo con este volumen interior. La incubadora se distingue por su increíble relación de tamaño y espacio útil. Ocupando la misma superficie de apoyo que el siguiente modelo más pequeño, la KT 115, cuenta con un 65 % más de espacio útil que esta. La KT 170 es un equipo de sobremesa y muy versátil. Como el tamaño de su base es idéntico al de su hermana menor, la KT 115, existe la posibilidad de apilarlas sin problema. El equipo funciona sin hacer ruido y, gracias a sus menos de 48 dB(A), es mucho más silencioso que cualquier compresor del mismo nivel.
Todas las incubadoras de la serie KT se distinguen por su respeto al medio ambiente y su seguridad, ya que la unidad de enfriamiento Peltier prescinde de refrigerantes perjudiciales para el clima o inflamables. Además, cuentan con una eficiencia energética de primera, especialmente durante su funcionamiento a temperatura ambiente. El rango de temperatura regulado electrónicamente es de 4 a 100 °C, siendo el máximo básicamente para la desinfección del interior. La tecnología de cámara de precalentamiento de BINDER consigue unas condiciones de incubación fiables y reproducibles. Además, permite obtener una distribución homogénea de la temperatura mediante una corriente de aire horizontal desde ambos lados, incluso estando a plena carga, así como unos tiempos breves de calentamiento y recuperación. "En la incubación de microorganismos se debe trabajar de manera reproducible", explica el Dr. Jens Thielmann, biólogo y jefe de producto de incubadoras en BINDER. "Para ello, los parámetros deben ser completamente estables. Mediante la distribución de aire uniforme y desde ambos lados de la cámara interna, se garantizan unos resultados de incubación reproducibles, incluso estando a carga completa."