Mujeres y tecnología

junio 2016 Mujeres en profesiones técnicas

Girl power en BINDER

El número de mujeres aprendices ha ido aumentando en los últimos años en la industria y en los trabajos manuales. En BINDER también llevamos mucho tiempo activos en el marco de diferentes proyectos para atraer a más mujeres a las profesiones técnicas y que se formen en nuestra empresa.

Denise Lang, del distrito de Tuttlingen, lleva tres años aprendiendo en nuestra empresa su oficio como mecánica industrial y prevé finalizar su formación en febrero de 2017. En la entrevista ofrece una perspectiva general de su formación y cuenta cómo llegó a elegir su profesión.

 

 

Denise, ¿qué te llevó a decidirte por una profesión técnica?

Durante mis estudios hice dos prácticas en BINDER y en otras empresas. Tuve la oportunidad de tomar contacto con el diseño de productos y de dar mis primeros pasos en el oficio de mecánica industrial. Este último fue el que más me gustó. Y como me sentí tan a gusto en la empresa durante las prácticas, solicité la formación en BINDER y me aceptaron enseguida.

¿Qué hace exactamente un mecánico industrial?

Un mecánico industrial trabaja el metal en todos sus tipos y formas. Además de destrezas manuales, como, por ejemplo, fresar, taladrar y tornear, los trabajos de un mecánico industrial incluyen también la programación de máquinas CNC. Asimismo, se hacen pequeños trabajos de diseño. Por ello, no solo hay que tener pericia sino también nociones técnicas.  Después de la formación se puede trabajar en diversos departamentos de producción. Dado que el proceso de producción de BINDER no incluye muchas tareas de procesamiento de metales, los mecánicos industriales se emplean en numerosas tareas. En la formación se recorren todos los departamentos de carácter industrial, desde el procesamiento de la chapa hasta el montaje final, de modo que tengo una idea global de todos los pasos de la producción.  Las semanas en el departamento de diseño también fueron muy instructivas. Aquí pude comprobar toda la complejidad que se esconde tras la producción de nuestros equipos.

¿Alguna vez te has arrepentido de decidirte por una profesión técnica?

No, nunca. La formación me ha gustado mucho hasta ahora, fue una decisión totalmente acertada. Lo único que me costó bastante fue el examen intermedio, ya que cuenta para el examen final y se exigían muchos conocimientos. De todas formas, al final no me fue nada mal.

¿Tienes desventajas en comparación con tus compañeros masculinos?

No, realmente no. En cualquier caso, no se puede ser demasiado sensible. En nuestro equipo solo he tenido experiencias positivas. Ya sea para acarrear cargas pesadas o cuando es necesario cualquier otro tipo de ayuda, tanto los aprendices como los formadores están siempre ahí para apoyar.

¿Qué ventajas ves en la formación como mecánica industrial?

Para mí, una clara ventaja es que está mejor pagado que las profesiones típicas de mujeres.

¿Estás satisfecha con tu periodo de formación en BINDER?

Estoy muy satisfecha y no podría imaginar un lugar mejor para formarme. Los formadores siempre están ahí para ayudar y tampoco son muy estrictos (ríe). Tenemos un buen ambiente de equipo y nos divertimos mucho trabajando. Especialmente me gustan las gran cantidad de actividades que BINDER ofrece a sus aprendices. Por ejemplo, hacemos excursiones, se organizan barbacoas, hemos ido juntos a montar en karts, etc.

¿Qué aconsejarías a otras chicas que están en el trance de escoger su profesión?

Hacer siempre prácticas. En el colegio no se puede saber la diferencia que hay entre una formación comercial o una formación industrial. Para saber lo que a uno le gusta es preciso tener la oportunidad de probar, porque una formación no deja de ser una decisión de tipo vital.

¿Qué planes tienes para el futuro?

En primer lugar, me gustaría acumular experiencia laboral aquí en BINDER después de mi periodo de formación.  Después puedo verme continuando mi formación para convertirme en oficial o maestra. BINDER también apoya a sus empleados en este aspecto con diferentes modelos de formación continua. De todas formas, tendré que ver cómo se desarrolla la situación.