Estudio de caso - TROPACK

agosto 2016 TROPACK Packmittel GmbH

Agente desecante multiusos contra los daños producidos por la corrosión

En el embalaje marítimo, en los contenedores de la industria automovilística, en los equipos electrónicos, medicamentos o zapatos... allá donde se transporten o almacenen productos, embalajes o mercancías, se emplean agentes desecantes para proteger eficazmente los artículos valiosos de la humedad perjudicial. Y es que, debido al microclima, dentro de los espacios cerrados o herméticamente sellados, los microorganismos que viven allí pueden dañar, o incluso, destruir, el espacio en sí y los objetos que se encuentren en él. Sin embargo, estos microorganismos necesitan humedad para su metabolismo. Aquí es donde entra en juego el agente desecante: si el espacio o el recipiente no está lo suficientemente húmedo, gracias a la acción del agente desecante, estos microorganismos (como los hongos) no sobreviven.

 

Puesto que el desecante no siempre absorbe la misma cantidad de humedad, Tropack examina las muestras de cada entrega en el laboratorio. La empresa utiliza una de BINDER para poner a prueba la capacidad de absorción del granulado desecante, como alúmina, gel de sílice y tamices moleculares.

 

Lo importante para nosotros es la manejabilidad del equipo y unos valores de temperatura y humedad constantes a largo plazo.

Heiner Siering, encargado de control de calidad y preparación de tareas de Tropack