Incubadora refrigerada

Trabajos de microbiología con la incubadora refrigerada

Dentro del campo de la investigación, del ámbito médico así como de la tecnología alimenticia, el trabajo con microorganismos juega un papel importante. Sin embargo, para conservar estos microorganismos y que se reproduzcan de manera eficiente, una fase de incubación estable es determinante. En este punto es donde entran en acción las incubadoras refrigeradas que fabricamos, ofreciendo dos tecnologías de refrigeración diferentes. A continuación, nos gustaría explicar las diferencias principales entre las incubadoras refrigeradas BINDER de la serie KT y las de la serie KB.

 

 

 

Incubadoras refrigeradas con refrigeración por compresor

 

Las incubadoras refrigeradas de la que fabricamos cuentan con una máquina de refrigeración por compresión que se encarga de mantener una temperatura constante. La incubadora refrigerada funciona con una tecnología especial de convención forzada, que proporciona un clima constante y estable en el interior. El compresor que hay instalado permite rangos de temperatura entre -5 y 100 °C, por lo que, además de permitir la temperatura de incubación óptima para la reproducción de microorganismos, también es posible una refrigeración temporal o una desinfección con calor. La principal ventaja de la refrigeración por compresor en la incubadora refrigerada es la posibilidad de conseguir cambios de temperatura rápidos y alcanzar temperaturas por debajo de los 0 °C. En numerosas etapas del trabajo es necesario alternar entre la fase de calentamiento y la fase de enfriamiento, lo que se consigue casi sin esfuerzo mediante la tecnología de convención forzada. La incubadora refrigerada de la serie KB además destaca por tener un sistema de programación horaria semanal, un ajuste digital de temperatura, así como con la posibilidad de configurar dos programas con diferentes etapas de trabajo.

 

 

 

Incubadoras refrigeradas con tecnología Peltier

 

Utilizando la tecnología Peltier en una incubadora refrigerada, el modelo en cuestión presentará un espectacular ahorro de energía. La ventaja de estos equipos reside en el escaso consumo de energía, debido a que la tecnología Peltier puede dosificar con mucha exactitud la potencia de refrigeración. Para mantener la temperatura excepcionalmente estable, la cámara interna está totalmente separada del exterior y funciona con convención forzada regulable. Este tipo de diseño evita que se sequen las muestras o los microorganismos durante el tiempo de incubación. Las incubadoras refrigeradas basadas en la tecnología Peltier se emplean, sobre todo, en la industria alimenticia y en la microbiología. Gracias al bajo consumo energético, las incubadoras refrigeradas con tecnología Peltier son ideales especialmente para procesos de incubación con temperaturas que oscilan entre la temperatura ambiente y los 37 °C y para descender la temperatura a las condiciones de un frigorífico, a 4 °C, por ejemplo durante el fin de semana. Dado que no necesitan ningún compresor, las incubadoras refrigeradas suelen utilizarse en pequeños laboratorios gracias a su diseño compacto. Los equipos KT de BINDER cuentan con un controlador de manejo intuitivo con pantalla LCD y multitud de opciones de programación. Estaremos encantados de asesorar personalmente a nuestros clientes sobre los ámbitos de aplicación y las opciones existentes, así como de indicarles cuál es el producto ideal.

 

 

Vista general de todas las incubadoras refrigeradas >