Cámara de secado

Cámara de secado: la multitalento para el laboratorio

Ya sea en el aseguramiento de la calidad, en laboratorios industriales o científicos o en la investigación, cuando se trata de procesos térmicos, suele emplearse una cámara de secado. Ya que este tipo de cámaras suelen estar en funcionamiento a diario, es imprescindible que el equipo sea fiable para poder garantizar la seguridad de los procesos y un alto estándar de calidad.

El ámbito de aplicación de las cámaras de secado es muy variado. Se utilizan en todas las tareas de secado o esterilización; por ejemplo, para endurecer, atemperar o para cocción, así como para el almacenamiento térmico prolongado. También se emplean en la verificación de materiales para pruebas de estrés térmico o de envejecimiento acelerado. Para asegurar los mejores resultados de secado, es sumamente importante contar con una distribución térmica absolutamente homogénea. Una cámara de secado debe estar orientada a tareas de diferente índole y poder adaptarse sin problemas a cada proceso de prueba. Las cámaras de calor y de secado de las series ED y FD de BINDER cumplen todos estos requisitos. Los equipos pueden adquirirse con convección forzada o natural.

 

Con convección natural

Las cámaras de calor a convección natural son idóneas siempre que se requiere un secado o esterilización especialmente rápido. Estas cámaras proporcionan un secado rápido y homogéneo. Las cámaras se utilizan en trabajos rutinarios de secado y esterilización hasta 300 °C y resultan aptas para un amplio rango de aplicaciones.

 

Con convección forzada

En una cámara de secado con convección forzada, todos los procesos térmicos se realizan de la manera más eficiente gracias al alto grado de intercambio de aire. Con la distribución homogénea de la temperatura y la rápida dinámica, esta cámara de calor ahorra un valioso tiempo de trabajo. Además, esta equipada con un potente ventilador.

 

Vista general de todas las cámaras de secado >